Salud y enfermedad

Nuestra fisiología es maravillosa y sorprendente. El cuerpo tiende permanentemente a la reparación de nuestras afecciones y a la búsqueda de la salud. Ese escenario increíble de curación está presente en forma permanente. Un ejemplo evidente es la cicatrización de heridas, pero hay constantes y múltiples situaciones donde esa realidad es invisible pero concreto.  

Las personas complicamos esa circunstancia por hábitos y dietas que nos intoxican. Por ello son incompatibles con la posibilidad de acceder a una verdadera salud, que nos permita vivir una vida en plenitud y bienestar. Nuestro ser necesita no colocarle obstáculos a esa posibilidad certera del bienestar.

Está demostrado la mejoría o curación de enfermedades  con la corrección de errores, que muchas veces son “culturales”. De lo contrario viviremos peor y disfrutaremos menos la vida.

 

 

Por otro lado el Dr. Colin Campbell recibido de la Universidad de Pensilvania, realizó múltiples estudios en el Centro de Nutrición de la Universidad de Cornell. Del mismo modo el Dr. Caldwell Esselstynn, recibido en la Universidad de Yale, trabajó en la Universidad de Cleveland. Separadamente demostraron que la modificación de la dieta occidental (abundantes carnes, lácteos y huevos) por una alimentación a base de vegetales (frutas, verduras, cereales y semillas) era suficiente para la mejoría y/o curación de enfermedades. Entre ellas cardiovasculares, degenerativas e incluso múltiples cánceres. De todos modos, hay innumerables experiencias en la mejoría de la salud general de la población al cambiar las dietas.

Existe una creencia generalizada que la proteína de la carne es necesaria para la conservación de la vida. Pero las plantas también tienen proteínas y su cantidad es suficiente, incluso para atletas. Hay estudios que demuestran que la ingesta exagerada de proteínas produce graves enfermedades. El ser humano necesita pocos gramos de proteína para desarrollar una vida saludable y esa cantidad se obtiene de los vegetales.

Las comidas procesadas, rápidas y de fácil acceso son muy cómodas pero es el camino a un presente de malestar y enfermedad. La mayoría no alimenta ni nutren, solo satisfacen momentáneamente ya que son muy tóxicas.

Es conveniente adecuar nuestros hábitos y dietas, para favorecer la. Debemos dejar de poner trabas a ese camino que nos permitiría vivir satisfechos. Para cambiar, enfermedad por salud, debemos replantear conductas perjudiciales.

Muchas veces la curación sucede solo con cambios que permiten  que nuestra naturaleza haga lo propio (autocuración natural).

El médico y filósofo Paracelso en su sabiduría decía: “No hay enfermedades incurables, sino personas incurables”. Es decir se refería de aquellas personas que no están dispuestos a cambiar.

 

Conclusiones finales

Mi descubrimiento y práctica de la Medicina Ayurvédica, hace que sea optimista en la curación de enfermedades “incurables”. Muchas veces se las llama así, porque se desconoce el verdadero camino que ésta transita y el que debería transitar.

Si permanentemente nuestro cuerpo busca la reparación y la salud, ¿No sería adecuado, para disfrutar una vida saludable, corregir lo incorrecto? ¿Cuánto vale mi bienestar? ¿Realmente creo que esto es posible? ¿Creo lo que me venden aquellos que lucran con nuestros malos hábitos y dietas? En otros términos los que se benefician con nuestra enfermedad.

La realidad puede verse en investigaciones científicas. Se demostró el aumento de enfermedades cardiovasculares, degenerativas e incluso el cáncer desde que la Industria Alimenticia realizó cambios. Hace poco menos de 100 años aumentaron el placer con productos tóxicos e inadecuados para el ser humano.

 

La curación es posible, pero necesitamos “reconciliarnos” con la naturaleza, ya que formamos parte de ella. Hay caminos posibles que Ayurveda nos muestra para disfrutar una vida mucho mejor.

 

 

Leave a Comment: